9 PASOS PARA PLANCHAR TUS PANTALONES

A menos que vivas con tu madre o tengas una pareja con algo de tiempo libre (que realmente sepa cómo planchar) tienes que saber cómo hacerlo por ti mismo. Afortunadamente, estos pasos facilitan conseguir pantalones elegantes en poco tiempo.

  1. Instala la tabla de planchar: Puedes planchar pantalones en casi cualquier superficie plana, pero para obtener mejores resultados (y evitar quemar tu mesa de comedor) usa una tabla de planchar. Ajusta la tabla de planchar a una altura cómoda y asegúrate de que las patas queden bloqueadas.                           
  2. Verifica la tela: Antes de involucrarte en el planchado asegúrate de saber de qué material se fabricaron tus pantalones. No todas las telas pueden plancharse (la etiqueta te lo dirá), pero la mayoría requieren niveles de calor y de vapor diferentes. La mayoría de los pantalones se encuentran hechos de lana, algodón, poliéster, franela o una mezcla.
  3. Llena el compartimiento de vapor: Muchas planchas en la actualidad vienen con un compartimiento de vapor incorporado. Si no se encuentra lleno, agrégale algo de agua.
  4. Enciende la plancha y ajustala a la temperatura deseada: Ajusta los niveles de temperatura y de vapor en base al tipo de tela que vas a planchar. Cuando estés inseguro de qué temperatura elegir empieza con un nivel de calor inferior, ya que es mejor prevenir que lamentar.
    • Para que puedas darte cuenta de que la plancha se encuentra caliente sacude unas cuantas gotas de agua sobre la placa de metal. Si crepita y despide vapor entonces la plancha está suficientemente caliente. Si no lo hace, espera unos minutos más e inténtalo de nuevo.
    • Algunas planchas más nuevas tienen botones o diales específicos para cada tipo de tela.
  5. Plancha los bolsillos: Puede parecer un primer paso extraño, pero piénsalo: si los bolsillos están arrugados y planchas por encima de ellos, solo añades más arrugas a tus pantalones. Jala los bolsillos de adentro hacia afuera y alisalos con la plancha. Esto se aplica principalmente a los bolsillos traseros, pero puedes hacerlo con los bolsillos delanteros también por si acaso.
  6. Plancha la pretina: Desliza los pantalones sobre la tabla de planchar de modo que trabajes solo sobre el 25 % superior. Coloca la plancha sobre la tela durante unos segundos para planchar la pretina y luego levanta de nuevo. No muevas la plancha alrededor, solo presiona. Mantén los bolsillos al revés mientras lo haces.
  7. Trabaja cada pernera: A menos que hayas dejado arrugados tus pantalones en un cesto de ropa sucia durante varios días, es probable que no tengan una tonelada de arrugas a lo largo de las piernas. Sin embargo, alísalas con la plancha para quitar alguna que pueda estar presente. Coloca la plancha en forma horizontal sobre todas las arrugas durante unos segundos.
  8. Plancha una raya: Muchos pantalones de vestir clásicos tienen una raya a lo largo del centro de la pierna. Para formarlo extiende una sola pernera sobre la tabla de planchar de modo que las entrepiernas queden directamente una sobre la otra. Presiona la plancha hacia abajo en la parte superior e inferior de la pierna y luego presione el resto de la raya entre los dos puntos planchados para ‘unir los puntos’.
  9. Deja que todo se enfríe: Cuando termines de planchar, deja que la plancha y tus pantalones se enfríen. Si intentas doblar o colgar tus pantalones recién planchados mientras todavía están tibios o calientes, se formarán rayas nuevas al doblarlos. Espera hasta que todo esté frío al tacto antes de guardarlo.

Deja un comentario

estos artículos te pueden interesar